Cómo mantener a mi equipo motivado

Ser empresario y coordinar un equipo de personas, como en mi caso, no siempre es sencillo. Evidentemente es un reto apasionante el poder tener la capacidad de tomar decisiones, marcarte unos objetivos y tratar de llegar a ellos. Pero está claro que uno sólo es imposible lograrlo, ya que encontraremos numerosos obstáculos en el camino, los cuales no seremos capaces de salvar si no vamos acompañados de un equipo que trabaje en la misma dirección.

Es fundamental que estemos preparados para sufrir caídas durante todo trayecto, no tengamos miedo a ellas, ni tratar de taparlas como si nada, ya que siempre nos van a permitir aprender para hacernos mas fuertes. Por lo tanto, si tenemos la moral alta y la determinación intacta, no debemos temer a los tropiezos y errores, ya que nos acabaremos levantando mas sabios. El inteligente no es el que nace con ese don, sino el que es capaz de aprender de sus caídas.

La motivación no es solo cosa de una sola vez, es algo que debemos cultivar con el tiempo, especialmente cuando estamos a cargo de un equipo. Ya no es suficiente motivarse, también hay que motivar a los demás. Existen muchas formas diferentes de hacerlo, y seguramente yo no soy nadie para dar lecciones, pero sí que puedo comentar las que me han servido durante estos 12 años dirigiendo a equipos.

Aquí algunos consejos:

Motivación propia: Para tener a la gente motivada hay que estar motivado uno mismo. Debemos cargarnos las pilas cada mañana y empezar el trabajo con entusiasmo, y no tener vergüenza a mostrarlo. Os puedo asegurar que es algo contagioso.

Definir unos objetivos que creamos que nos llevarán al éxito: Es fundamental trabajar en algo de lo que estemos convencidos que funcionará. E igual de importante saberlo explicar y que todos lo crean. Hay que poner objetivos tangibles a corto plazo, no sólo a largo. Que la gente vaya viendo qué se consiguen cosas, lo cual elevará el autoestima.

Deshazte de las manzanas podridas: En todos lados hay personas tristes y tóxicas que van penando aquí y allá. Son difíciles por no decir imposible de motivar, y a duras penas hacerlas sonreir y obtener algo positivo. Suelen ser las que boicotean cualquier idea nueva. También son contagiosas, pero en la dirección opuesta.

Ofrecer incentivos: Hay gente que no es partidaria de ellos, ya que los trabajadores deben de cumplir su labor por contrato. Pero los premios al esfuerzo siempre son bien recibidos y es una forma de mantenerlos más “enchufados”. Y no tienen que ser meramente económicos, podemos ser algo más originales, ofreciendo alternativas como fines de semana de relax, días libres, cursos que les gusten, entradas de conciertos, etc.

Todos deben sentirse importantes. Aunque nosotros seamos los que tomemos las decisiones finales, es conveniente invitar al equipo a aportar sus opiniones, escucharlos. Además de sentirse útiles, podremos aprender de ellos.

Comunicación: Algo habitual en mi profesión es que los profesionales contratados se suelen sentir estancados porque siempre acaban haciendo lo mismo y no ven posibilidad de crecimiento. Es uno de los motivos habituales por el que se nos va el personal. Hablemos con ellos, y averigüemos cuales son también sus objetivos, a que aspiran en su profesión. Es posible que nos llevemos alguna sorpresa. No sólo es dinero a lo que aspira la gente.

Entorno agradable. ¿Habeis pensado lo que es trabajar mañana y tarde entre cuatro tristes paredes? Hagamos el lugar del trabajo algo más confortable y atractivo. Llena las paredes de fotos, frases positivas, colores alegres, cambia el mobiliario… Si uno se encuentra cómodo en su trabajo, la productividad será mayor.

Para terminar, añadir, que todo esto no servirá si no somos constantes en ello. Cuantas veces acudimos a un curso de coaching y motivación personal, volvemos con las pilas cargadas y con el paso de los días notamos que nos frenamos a igual que un camión en una cuesta.

Vamos a pensar que somos afortunados por la oportunidad que tenemos, y que si no le ponemos ganas , siempre habrá otro dispuesto a aprovecharla. Nunca debemos fracasar por falta de ilusión. Trabaja con algo que te motive y trata de contagiarlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close